Coach de la Profesional

Coaching para mujeres profesionales

Cómo conseguir credibilidad cuando estás empezando tu negocio (o si todavía no la tienes).

 

>> Escucha este artículo aquí –> Cómo conseguir credibilidad cuando estás empezando tu negocio (o si todavía no la tienes).

 

Una de las preocupaciones cuando te estableces por tu cuenta y tienes tu propio negocio es cómo conseguir credibilidad y prestigio, especialmente cuando estás empezando, ya que se enfatiza mucho la importancia de posicionarte como una experta, de destacar entre los demás (y especialmente también credibilidad online, que siempre cuesta más). Y al comienzo uno está algo perdido con eso…

 

Más que nada por todas las creencias limitantes de que acabas de empezar, de que ser para ser un experto tienes que ser o hacer tal o cual cosa, de que no puedes competir con fulanito, etc. Los típicos pensamientos negativos que te bloquean y no te dejan avanzar en tu profesión y, lo que es peor, no te permiten ayudar a los demás como podrías. Así que, ¿cómo conseguir esa credibilidad, cómo sentirte más segura de ti misma (al final, es en lo que se basa todo) para ofrecer tus servicios con seguridad y confianza?

 

En mi experiencia la credibilidad la consigues con cuatro factores fundamentales (y si se te ocurre alguno más, no dudes en decírmelo en los comentarios):

 

1. Experiencia:

Si te vas a dedicar a un tema en particular, tu propia experiencia te da muchísima credibilidad y te ayuda a ayudar a los demás a pasar por la misma situación. Por ejemplo, el hecho de ser científica hace que muchos científicos que buscan ayuda me elijan a mi porque sé de lo que me hablan. No tienen que tratar de explicar nada, yo les entiendo porque sé cómo es la vida de un científico. Lo mismo ocurre con mujeres que quieren un negocio de servicios online y tienen hijos pequeños, yo tengo la experiencia y sé lo que es. Tu historia personal es clave para darte credibilidad. Otro de los ejemplos en mi propia trayectoria es el cambio radical que hice de científica a coach, fue una etapa de mi vida, una experiencia que atrae a mucha gente que quiere hacer lo mismo y siente que yo se lo que es y que puedo ayudarles mejor. Esos son ejemplos perfectos de cómo usar tu propia experiencia e historia para tener credibilidad, y no te estás inventando nada, es la vida misma.

 

Cuando te formas como coach insisten mucho en que tu no necesitas más conocimientos o experiencia que tu clientes y es absolutamente cierto, pero a la hora de posicionarte si una persona se identifica con tu trayectoria, confiará antes en ti.

 

2. Formación

Esto es algo obvio, la formación te da credibilidad y genera confianza por la simple razón de que has aprendido ciertos conocimientos específicos que pueden ayudar a tus clientes. En España especialmente está muy reconocida, somos un país con titulitis. Si buscas ayuda confiarás más en alguien formado que en alguien que no lo está. Atención, porque este tema es una trampa también, como digo siempre, no uses esto para empezar a formarte sin ton ni son y acumular título tras título. Como le decía a una de mis lectoras hace poco en una sesión, hasta que no tengas clientas que te paguen no serás una coach (o lo que sea) profesional por muchos títulos que tengas y sesiones gratis que des.

La formación es importante siempre que tengas claro tu objetivo y para qué lo quieres y puedes utilizarla para aumentar tu credibilidad. Eso sí, tampoco caigas en el común error de hablar de ti y solo de ti y de tus títulos, porque a tus clientes lo que de verdad les interesa es qué puedes hacer por ellos, no cuantos másters tienes.

 

3. Especialización

Este es un tema muy comentado, cuanto más te especialices en algo o alguien más fácil te resultará sobresalir, destacar, posicionarte y cobrar más por tus servicios. A mucha gente le cuesta muchísimo aceptar esto porque piensan que perderán clientes, pero en realidad es al contrario. No se puede ser todo para todos y además pretender destacar (pincha aquí para tuitear esta frase). Tendrás que hacer algo distinto para diferenciarte. El estar especializada en un tema o en un grupo específico hace que ese grupo inmediatamente te prefiera a ti. ¿Quién no quiere a alguien especialista en él? Por ejemplo, si eres científico y quieres un coach, ¿qué te llama más la atención, un coach para todo el mundo o uno especializado en científicos? Si quieres poner un negocio online, ¿quién te llamará más la atención, una asesora para cualquier tipo de negocio o alguien especialista en negocios online? O, mejor aún, en mamás que quieren un negocio online, por ejemplo.

En un mundo sobresaturado de información, la especialización es poder.

 

4. Testimonios

Este es probablemente el punto más importante de todos y con el cual el resto pierde hasta su importancia. Tu historial de éxitos. Si tienes pruebas de clientes a los que has ayudado a conseguir sus objetivos, eso te proporciona una credibilidad inmediata. Por supuesto, siempre hay personas que piensan que te puedes inventar los testimonios y por eso se recomienda que tengan nombre completo, foto, etc. Pero, sinceramente, ¿quién quiere un cliente que desconfía de todo? Tu sabes lo honesta que eres (o deberías ser) y que tus testimonios son totalmente reales.

El haber ayudado a otras personas que estaban en la misma situación es la prueba final de que eres un buen profesional y una de las cosas que siempre recomiendo, recopilar testimonios (por supuesto hay testimonios más eficaces que otros para conseguir el objetivo, como bien saben mis clientas). Tener buenos testimonios hace que la formación pase a un segundo plano, por ejemplo, porque, como mencioné en ese apartado, lo que tus clientes potenciales de verdad quieren es que les ayudes a conseguir su objetivo, y si se lo demuestras con hechos reales no hay mejor prueba.

En este caso la experiencia, tu propia historia, está relacionada con esto porque tu también eres un testimonio, tus propios logros son pruebas.

¿Y cómo conseguir testimonios? Pues siendo una buena profesional, porque lo importante es que seas buena en lo que haces, eso que no se te olvide. Es la verdadera clave de todo, ser muy buena en lo que haces.

 

Así que aquí tienes los cuatro factores fundamentales en mi opinión que te ayudan a construir la credibilidad. Hay más, pero para mi son consecuencia directa de alguno de estos cuatro (como el boca a boca cuando eres un buen profesional o aparecer en los medios cuando tu historia personal o tu especialización llaman la atención, por ejemplo). Ahora te toca a ti pensar cómo aplicarlos a tu negocio, ¿por cuál vas a empezar? Cuéntamelo en los comentarios.

 

 

Comentarios

  1. 100% de acuerdo! Mi favorito es “tu historia personal”. Me pasó a mi contigo ;) y les pasa a muchos de mis clientes conmigo. Sentir que tu Coach o Mentor es alguien que ha pasado por lo mismo, que sabe lo difícil o desconcertante que puede ser “ese” cambio en particular, y que a pesar de todo ha logrado superarse, reinventarse y estar allí, en ese lugar donde tú quieres estar, ayuda a generar una confianza y una relación mucho más profunda entre Coach y Coachee que genera muy buenos resultados en el trabajo juntos. Un abrazo! Gabriela Turiano

Opina

*


*

'

Aviso Legal · Disclaier · Copyright © · Todos los Derechos Reservados · Coach de la Profesional fue diseñado por Dulcia Olivari ·